martes, 8 de enero de 2013

Brindemos por las buenas que las malas ya vendrán.

Seguramente nos aferremos al pasado cuando las cosas hallan cambiado, o simplemente cuando cometamos un error, intentando remediarlo. Pero que va, unas veces se gana y otras se aprende, no puedes hacer más.  Nos pasamos toda la vida culpando a los demás de nuestros fallos, sin asumir la responsabilidad de nuestros actos. Si la has cagado pues a joderse y aceptarlo, no le puedes echar la culpa al perro de al lado, sería como romper un vaso y excusarse diciendo ''el suelo estaba muy lejos''.
Pero oye si te creen, todos felices, que viva la ignorancia.
Yo, la verdad, no me arrepiento de nada de lo que he hecho, más bien me arrepiento de las cosas que no hice cuando tuve oportunidad, ya que ahora toca mirar atrás e imaginar que hubiera pasado si le hubiera echado cojones.

Cada vez que me acuesto me arrepiento de no acostarme contigo.

¿Que no le dijiste todo lo que le echabas de menos? Pues ahora te jodes. ¿Que no cogiste ese tren? Pues ahora te jodes. ¿Que no te tragaste el orgullo? Pues ahora te jodes. ¿Que no le dijiste que le querías? Pues ahora te jodes. ¿Que no le ayudaste? Pues ahora te jodes. ¿Que no la apreciaste? Pues ahora te jodes. ¿Que no estudiaste? Pues ahora te jodes. ¿Que quien la sigue la consigue? No sé, pero la poca experiencia me ha enseñado que si te levantas con ganas después de una caída, tarde o temprano, consigues lo que quieres.
Licencia Creative Commons
''Brindemos por las buenas que las malas ya vendrán'' por Ainara Losada se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

No hay comentarios:

Publicar un comentario