lunes, 28 de noviembre de 2011

Dicen que las flechas de Cupido entran por la mirada.

Uno puede cambiar de opinión de la noche a la mañana. Un día puedes darle una segunda oportunidad al amor, pero, días después, se encargarán de que te arrepientas. O quizás soy yo, que no me llevo muy bien con Cupido. Puede que sea porque tuve unos pequeños percances con él cuando me enamoré por primera vez, y, seguramente por eso, no haya vuelto a hacerlo. Dicen que ese niño lanza flechas llenas de amor y deseo, que entran por la mirada y paran en el corazón. De ahí el amor a primera vista. Esa fase la llamo ''enamoramiento''. Pero, a pesar de todo, son flechas, y como toda flecha, al sacarse, hacen daño y dejan marca.
Así que, Querido Cupido, tengo un mensaje para tí:
¡QUE TE DEN POR CULO!

Licencia Creative Commons
Dicen que las flechas de Cupido entran por la mirada. por Ainara Losada se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

sábado, 26 de noviembre de 2011

Las prisas no son buenas consejeras.

Queremos crecer. Maquillarnos, ponernos tacones y vestidos, besarle, fumar, beber, probarlo todo, salir de fiesta hasta el amanecer, ir a discotecas, dejar los estudios...
Algo que no nos han enseñado en la escuela es, que las prisas no son buenas consejeras. Todo llega en esta vida. Si Dios quiere, todos cumpliremos 16,17,18 y 30. Nos creemos demasiado mayores por imitación simultánea. Alguien de tu alrededor fuma, tú fumas, alguien de tu alrededor bebe, tú bebes, alguien de tu alrededor sale hasta la madrugada, tú también quieres... Muchos de tu alrededor no fuman, a ti te da igual, muchos a tu alrededor no beben, haces caso omiso, muchos de tu alrededor no van a discotecas, no te llevas con ellos, muchos de tu alrededor tienen tu edad, y tú también.
Ya habrá tiempo de disfrutar como adultos la vida.
Disfrutémosla ahora como podamos, como lo que somos.
Aprendamos de nuestros errores y no caigamos dos veces en la misma piedra.
Seamos conscientes de que todo llega.






Licencia Creative Commons
Las prisas no son buenas consejeras. por Ainara Losada se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

jueves, 24 de noviembre de 2011

Y dijeron: ''Hasta que la muerte nos separe''

y se apareció la muerte con una minifalda y un top.

martes, 22 de noviembre de 2011

Monotonía radical.

Te levantas, te duchas, te vistes, desayunas, te lavas los dientes y coges el bus. Llegas a clase, pasan seis horas, luego vas a comer. Ves la tele, estudias, te metes a tuenti, cenas y te vas a la cama. Y como quien no quiere la cosa ya ha pasado un día más, ya queda un día menos. Lunes, Martes, Miércoles, Jueves,... y llega el Sábado y las cosas cambian. Te levantas sabiendo que por un día romperás esa constante monotonía de la semana.
¿Qué diferencia hay? ¿No puedes disfrutar un día cualquiera? ¿Por qué tiene que venirte a la cabeza la palabra ''fiesta'' cada vez que nombramos ''sábado''?
Todos, absolutamente todos los días son iguales, y hacerlos diferentes está en nuestras manos. Oír el despertador y sonreír. Pensar que el último adiós, está presente.

Licencia Creative Commons
Monotonía radical. por Ainara Losada se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

lunes, 21 de noviembre de 2011

Los hombres ofenden antes al que aman, que al que temen.

Ese momento en el que no sabes si mirar atrás, o seguir adelante. Es jugárselo todo y superar el miedo a arriesgar o quedarte sin nada. Ese momento en el que tienes que elegir entre dos caminos, si quieres avanzar. Ambos son válidos, seguramente también correctos, pero lo más probable es que uno de ellos me haga daño.
Descubrir que hay gente que camine a tu lado en la ruta que escojas, no tiene precio.

Licencia Creative Commons
Los hombres ofenden antes al que aman, que al que temen. por Ainara Losada se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

martes, 15 de noviembre de 2011

Y si no tiene final, haremos uno juntos.

Isaac Newton dijo una vez: Todo lo que sube, debe bajar.
Al igual que todo lo que comienza, un día termina. Puede que en diferentes circunstancias, pero hay que saber que un ''siempre'' es relativo. ¿Siempre en vida? ¿Siempre en muerte? Nunca se sabe.


Licencia Creative Commons
Y si no tiene final, haremos uno juntos. por Ainara Losada se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

jueves, 3 de noviembre de 2011

Para besar a una mujer, primero había que enamorarla.

¿Donde hemos dejado los modales? ¿Donde hemos abandonado nuestra dignidad? ¿Donde hemos perdido nuestra definición de ''amor imposible''? ¿Donde?
Cuentan nuestras pasadas generaciones, no muy lejanas, que antes, para besar a una mujer, primero había que enamorarla. No valía un: ''Quieres rollo'' o un ''lo que surja''. Había que ganarse el corazón de una chica. Y sí, también cuentan que la gente se enamoraba de la persona, no de su físico. Cuentan que nadie se interponía, si tú no querías. Que los tíos no seguían a la más guarra, si no a la más bella y que la palabra AMOR significaba algo más que un te quiero. Cuenta la leyenda, que antes los hombres, se enamoraban...
Pero los tiempos cambian, la sociedad cambia, todo cambia. Hasta la costumbre más simple, como la de decir ''te amo'', sintiéndolo de verdad.

Licencia Creative Commons
Para besar a una mujer, primero había que enamorarla. por Ainara Losada se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.